https://pixabay.com/es/banco-oto%C3%B1o-parque-resto-sentarse-560435/
Fuerza Hispana,  steemit

Una bella tarde por el parque.

Una bella tarde.

La tarde que te conocí fue una tarde llena de magia, recuerdo a las aves elevando su canto inundando el ambiente con su sonido, una fresca brisa del oeste se sentía sobre el aire y tu, caminabas entre los arboles del parque, parecía que buscabas algo, ¿Pero qué?

Llevabas puesta tu ropa deportiva, y sin lugar a dudas dabas una vuelta ejercitándote, pero algo llamo tu atención y fue lo que te hizo salir del camino adentrándote en aquella hermosa vegetación cuidada con vehemencia.

Recuerdo que al mirarte sentí una fuerte conexión en mi interior, como si supiera que eras para mi, y que nuestro destino era estar juntos, una sensación que invadió todo mi ser, creo que fue la primera y la única vez que este bello sentimiento a llamado a mi corazón.

La tierna escena de una bella tarde.

Jamás he sido de las personas expresivas que a todo lo nombran “bello” el hablar de cosas que todos describen como tierno o dulce, normalmente me empalaga la vida y termino alejándome, lo hago por que siento que la vida tiene un equilibrio, ni tan dulce ni tan triste.

Sin embargo cuando te seguí con cuidado, la escena que descubrí fue realmente tierna, te encontrabas de rodillas junto aquellas olorosas flores que llenaban el aire con un perfume natural que alteraba mis sentidos, estabas justo al lado de un gran árbol frondoso, sus brazos cubrían el lugar dando un habiente fresco y agradable, no sabría decir su edad pero era bastante viejo ya.

Y tu, ahí a los pies de ese árbol tenias en tus manos una pequeña ave, no tenía ninguna pluma aún y tampoco sé el motivo de estar en el suelo, quizás resbaló desde su nido o fue empujado en el olvido.

Cuando me miraste me mostraste el ave, una pequeña lagrima brotaba de tus bellos ojos, tu mirada me llenó de compasión y como un loco busqué la manera de encontrar su nido; lastimosamente todo fue en vano, era difícil discernir la situación, pues no había nido en ese lugar o simplemente no lo pude encontrar.

Decidiste conservarlo y llevarlo a tu domicilio, lo alimentaste, y lo hiciste crecer, para mi suerte fue la excusa ideal para seguirte viendo.

Han pasado los días y hoy estamos aquí, liberándolo en la naturaleza viendo como parte en busca de su vida, una vida que unió nuestros caminos y nos dejó con una bella historia para compartir, con nuestros familiares y amigos.


Fuente de las imágenes Pixabay

Una persona normal, buscando dejar una huella en tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *