Fuerza Hispana,  steemit

Pedro, Marta y Salvador, Concurso de Escritura

Éste día hablamos sobre tres personas que aparentemente nada tienen que ver entre sí, y sin embargo al final de la historia se conocerán; ésto es lo que pasó con Pedro, Marta y Salvador, nuestros tres protagonistas de la historia que platicaré a continuación.

Pedro, el vendedor de seguros

Pedro es un sujeto que adora la vida, la fascina su trabajo y él mismo se considera el “Rey del Mundo” un poco narcisista diría yo pero al final de cuentas tiene derecho a catalogarse y cotizarse como lo desee, es parte de la libertad individual.

Por las mañanas se levanta temprano y como rutina va al gimnasio, hace todo tipo de ejercicios pues considera que la apariencia física tiene mucho que ver en su profesión, para ser honesto; creo que tiene razón, pues en realidad le va muy bien en su trabajo, consigue los mejores clientes y cierra los mejores tratos.

Él es vendedor de seguros automotriz, por lo mismo es muy común encontrarlo por las calles cuando sucede algún accidente, ya que tiene qué revisar las pólizas y ver, qué porcentaje cubrirá la aseguradora en cada accidente que se reporta, el día de hoy atiende a dos de sus clientes.

Marta la ama de casa

Aunque en algunas culturas la expresión ya es algo anticuada, a Marta no le preocupa en lo más mínimo, siempre que le preguntan sobre su trabajo, o a qué se dedica, ella simplemente dice: soy ama de casa.

Esto implica que se encarga de las labores del hogar, ama con todo su corazón dedicar su día a la crianza de sus hijos a quienes entrega cada minuto de su vida, para ella la mejor ganancia es cuando sus hijos la miran a los ojos y le dicen cosas tiernas como: ¡Mamá te amo! — ese, ése es su momento preferido — .

Salvador, el señor que vende leche

Salvador, apodado “Don Chava” hace años que se dedica a la producción de lácteos, queso, panela, requesón y por supuesto entrega leche a domicilio, pues es parte fundamental de su ciudad el mantener las tradiciones vivas.

Créeme, si nunca has probado leche directamente del campo y sin procesar, no has probado el verdadero sabor de una leche orgánica como le llaman ahora, — antes simplemente se decía leche “bronca” y ya — .

Pedro, Marta y Salvador

Marta se dirige a dejar a sus hijos en la escuela, el día de hoy se les hizo un poco tarde, la leche de galón que suele comprar en el súper mercado se terminó y tuvo que cambiar el desayuno de sus hijos, eso le dejó un retraso de varios minutos que compensó manejando a una velocidad que no suele rebasar; por suerte llegaron a tiempo y sus hijos ya se encuentran estudiando.

Mientras tanto…

Salvador tomó una ruta alterna, su clásico camino se encuentra congestionado, pues se encuentran haciendo algunas reparaciones en las calles y eso lo forzó a tomar otra ruta más larga; acostumbrado a ser puntual, se siente incómodo llegando tarde con sus clientes, así que toma el celular y comienza a llamar, no se detiene y sigue conduciendo.

Marta llegó a una tienda de paso, — la leche es parte de su día — , saliendo del estacionamiento se descuida y sin querer da un pequeño golpe al automóvil de Salvador que iba pasando, los dos bajan y observan sus vehículos, no es que sea grave el pequeño golpe sin embargo por efectos legales deben de llamar a Pedro, — su asesor de seguros — , es curioso que los dos tengan el mismo asesor.

Cuando llega Pedro los saluda amablemente, a los dos les pregunta ¿Qué fue lo que pasó? Marta menciona que por ir guardando su monedero en su bolsa de mano, no alcanzo a ver por el retrovisor que Salvador iba pasando; ¿Qué paso Don Chava? — le pregunta a Salvador — , para ser sincero se me hizo tarde por la desviación, y por ir hablando por teléfono con uno de mis clientes no me dí cuenta que la señora salía del estacionamiento.

Pedro observa los dos vehículos, y hace el avalúo de los daños — y menciona — Los dos son mis clientes y los dos se equivocaron, los daños no son cuantiosos así que ¿Cómo les parece lo siguiente? La aseguradora se encargara de reparar los daños por ésta ocasión, sólo sean más responsables y cuidadosos en su camino.

Al final

El incidente los reunió a los tres Pedro, Marta y Salvador, por cierto Don Chava ahora entrega leche fresca todos los días a Marta en su domicilio, y de paso saluda a Pedro cuando pasa por su casa.


Por supuesto todo es ficticio y sólo es una historia para participar en el Concurso de Escritura de @fuerza-hispana

Enlace a Discord de Fuerza Hispana.

Fuente de las imágenes Pixabay

Una persona normal, buscando dejar una huella en tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *