Fuerza Hispana,  Reflexión,  steemit

Las noches de un steemian

Soy un steemian, hora de mi publicación personal

Son las 11:00 p.m. una taza de café caliente a mi mano derecha despide un delicioso aroma que invade toda mi habitación, escribo estas líneas y ocasionalmente me detengo para disfrutar de su sabor, hecho la cabeza para atrás mientras pienso las siguientes palabras que podrían ir bien en la publicación.

Un steemian acompañado siempre de discord

Discord abierto sólo por si algo importante surge aunque en realidad no quiero hablar con nadie, mientras tanto el bot toca la música de Slipnok, escucho todos sus grandes éxitos, le sigue Ice Cube, sé que es un gran cambio pero así me gusta, en realidad me voy a los extremos.

Recuerdo que mi daily quest de Steem Monsters está por comenzar y me preparo buscando el mejor equipo que puedo para poder participar y ganar un booster pack de regalo, — Lo consigo, salieron buenas tarjetas —.

Es hora de regresar a lo mío ¿En qué estaba? Ah sí, hacer una publicación para steem, tengo unos días sin compartir nada y siento que es necesario para no perder la costumbre ni las habilidades adquiridas pero ¡rayos! Casi la 1:00 a.m. ¿Qué estuve haciendo?

Por lo pronto voy por otra taza de café, pero al mismo tiempo pienso ¿Qué está pasando con mi vida? Invierto demasiado tiempo a Internet, en compartir y ayudar con lo poco que he aprendido durante estos 6 meses de ser un steemian, seguramente seguiré frente a la computadora por lo menos 2 horas más y ¿Qué beneficio hay?

Puedo levantarme desde temprano y durar todo el día frente a la computadora, leyendo, buscando información sólo para estar listo para la próxima pregunta que voy a responder, hay ocasiones en las que me dan ganas de olvidarme de todo y de todos, y simplemente dedicarme a mis publicaciones, por lo menos una publicación diaria levantaría mi reputación y también mis ingresos.

Pero por ahora sólo quiero publicar estas palabras e intentar dormir, descansar y prepararme para el día que ya viene a solo unas horas iluminando una triste realidad.

El circulo se repite…


Fuente de las imágenes Pixabay

Una persona normal, buscando dejar una huella en tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *