https://pixabay.com/es/mochila-masculina-calle-de-la-ciudad-1149462/
Fuerza Hispana,  steemit

Las horas finales en un día. Microrrelato

La hora de salida.

Era una tarde como cualquiera, paseando por la ciudad, relajando mi mente de la carga diaria de la rutina y del trabajo, nada en especial, sólo caminando alejando de mi mente todos esos pensamientos perturbadores y desgastantes que invaden mi interior como a eso de las seis de la tarde.

Sé que tu también lo sientes, después de horas y horas sentado frente a tu computadora en la oficina, o dependiendo del trabajo en que te desempeñes.

Nadie esta exento de sentir esa opresión y la carga sobre los hombros suele empujarnos cada vez más hacia abajo, acercándonos al piso, derrotados, el tiempo se vuelve incontable a través de las horas que tiene el día, deseas con vehemencia la hora de salida.

Llega la hora, sales a la calle corriendo eufórico la libertad por fin es tuya nuevamente, así que te dedicas a pasear por ahí, entre calles y callejones, explorando tu libertad, explorando la vida.

Deseando que la noche se extienda, que dure más, que sea eterna y sin fin, a pesar de que sabes bien que tan pronto sean las diez de la noche a más tardar, debes volver a tu hogar a descansar y mentalizarte, y quizás soñar con que mañana, mañana será un mejor día.

Quizás las horas sean más cortas, quizás las horas sean más amables contigo, y quizás a pesar de saber que es una rutina, no dejes de sentir que cada hora de tu vida es lo mejor que te ha sucedido…


Fuente de las imágenes Pixabay

Una persona normal, buscando dejar una huella en tu vida.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *